La Asociación AJER de Alcobendas y Sanse, una ayuda esencial contra la adicción al juego

Jorge G. PALOMO/ San Sebastián de los Reyes, Madrid / 12.07.2021

El juego puede convertirse en una adicción donde se pierde el control. Y no solo se debe, como antaño, a las tragaperras, el bingo o los casinos, sino al gancho a través de Internet, donde las apuestas deportivas, el póker o la ruleta ‘online’ son un imán para los jóvenes. Una preocupación social, sin duda, que requiere el apoyo institucional y de distintos agentes sociales. Una lacra, la adicción al juego o ludopatía, que abordan desde la Asociación de Jugadores en Rehabilitación (AJER) de Alcobendas y Sanse, donde no solo han recibido a personas adictas de estos municipios, sino de otros puntos de Madrid y de España. Una ayuda esencial y con total confidencialidad.

AJER es una Asociación sin ánimo de lucro que lleva 25 años dedicándose a la rehabilitación de jugadores y familiares. Desde la Casa de las Asociaciones de Alcobendas prestan atención personalizada, pero también están otras vías: el teléfono 654545361 y el email ajerasoc@yahoo.com. Asimismo, organizan terapias: los martes y los viernes por la tarde y los domingos por la mañana. El objetivo: evitar la ludopatía, una adicción sin sustancia que la OMS describe como una alteración del comportamiento objeto de atención psicológica y de tratamiento. ¿Por qué? Por la pérdida de control y la dependencia emocional del juego, un hecho que repercute negativamente en distintos hábitos de la vida cotidiana.

Mención especial a las casas de apuestas, espacios físicos donde jugar también ‘online’ que reúnen a jóvenes en torno a eventos deportivos. Una realidad, la de esta adicción sin sustancia que afecta a todo tipo de perfiles, que precisa de la ayuda de profesionales y el entorno personal. Una labor fundamental desde la Asociación de Jugadores en Rehabilitación (AJER) de Alcobendas y Sanse, donde María de la Peña, su presidenta, lanza un mensaje positivo: “Tanto el adicto como el familiar sufren mucho, pero merece la pena salir porque se recupera la vida. Se recuperan las ganas de vivir”.

Show More

Contenidos relacionados

No se ha encontrado ninguno

Top